Collage.ar

Imanol Buisan

En este estado de latencia mundial me cuesta repensarme, poder definir que hago exactamente o qué hacía hasta ahora, supongo que se puede resumir en una palabra: collage. No exploro la subjetividad, el paso del tiempo, la presencia, que también, sino que investigo el lenguaje del collage, la técnica en si misma. La trabajo la acaricio y la destruyo desde la pureza para pervertirla cuando me lo sugiera el azar, la intención o la desgana.
 
He pasado siete años realizando un proyecto de collage diario donde recorría diferentes lenguajes, a partir de esa rutina, en un proceso sin meta de aprendizaje y ahí tiempo, lenguaje y vida hacían una triada inseparable.
 
Investigo el lenguaje del collage porque creo en él, como arte pobre, para buscar la poesía y lo abyecto, para encontrar en lo incómodo nuevas maneras de hacer. Trabajo con materiales, con utensilios, con soportes, intento imitar como otras disciplinas se acercarían a ello y las imito con las limitaciones que comporta, busco secuencias, narrativas y no sé si lo consigo aunque ahora me embriaga el pesimismo, ¿se puede escribir poesía después de Auswitch? ¿Se debe seguir creando para proyectar nuestro ego? Mañana, o más bien pasado mañana me despierte y el vértice de las estadísticas, el estado de depresión y la ansiedad baje y vuelva a tener ganas de seguir buscando dialectos en este lenguaje que es el collage.

Imanol Buisan

Translate »