Collage.ar

Becka Höech

Suelo caminar mucho los circuitos de las galerías y salas de exposiciones, disfruto mucho de recorrer todas las expresiones artísticas y ver qué nuevas cosas me están comunicando. En muy pocos sitios encontré obras que representen el collage.

Cuando Pablo Picasso, George Braque y Juan Gris se sumergen en el Cubismo Sintético un par de años antes de la primera guerra, ya se experimentaba con una técnica conocida por ese entonces como “Papier Collés” o sea literalmente papeles pegados. Cuando la  “Naturaleza muerta con silla de rejilla”, de 1912 hace su aparición en el mundo del arte y las primeras etiquetas de botellas y papeles de diario toman cada vez más protagonismo en las obras, comienza a instalarse el collage con sentido y vida propia en un mundo que le fue hostil desde el principio. Si bien se multiplica y se queda para siempre, nunca consigue el protagonismo que merece.

Este artículo se centra en el Collage Conceptual  y el proceso con el que construye un sentido a través del dialogo entre recortes de fotos haciendo jugar a su favor lo altamente complejo de la infinita cantidad de variable posibles, con la limitante de la carga propia que ya trae cada fotografía. Esta posibilidad no existe en otras artes como la pintura y la escultura.

Cuando Pablo Picasso, George Braque y Juan Gris se sumergen en el Cubismo Sintético un par de años antes de la primera guerra, ya se experimentaba con una técnica conocida por ese entonces como “Papier Collés” o sea literalmente papeles pegados. Cuando la  “Naturaleza muerta con silla de rejilla”, de 1912 hace su aparición en el mundo del arte y las primeras etiquetas de botellas y papeles de diario toman cada vez más protagonismo en las obras, comienza a instalarse el collage con sentido y vida propia en un mundo que le fue hostil desde el principio. Si bien se multiplica y se queda para siempre, nunca consigue el protagonismo que merece.

Básicamente es el arte de combinar  fragmentos de origen variado dentro de una obra otorgándole nuevo significado. Estos collage comunican una idea con una conexión conceptual entre las figuras recortadas  que colaboran con la concreción final, haciendo que deje de ser solo una técnica de comunicación, para transformarse en creación misma.

Se crea así un  juego entre dos tipos de conceptos que necesitamos tener en cuenta para expresarnos de este modo. El primero es el propio de cada elemento, el que trae cada uno de los recortes y le es propio por su carga simbólica personal y el segundo es el que conseguimos nosotros con la combinación de esos elementos particulares llegando a un resultado final.

El párrafo anterior es la idea base que no tenemos que perder de vista durante todo el proceso creativo y es lo que distingue nuestro trabajo como collagista conceptual de las demás arte e incluso de las demás ramas del mismo collage. En conclusión: nuestro trabajo de composición es dar un sentido a nuestro trabajo haciendo dialogar las partes que, a priori nos aportan su propia historia.

En el misterioso proceso de ese acto creativo existen disparadores que relacionan internamente las partes que vamos recortando.  Ya la búsqueda misma del material descartando unos y eligiendo otros, marca la línea conductora y el camino de nuestra obra. Estamos creando desde el primer momento. Esa foto que vimos infinidad de veces hoy cobra sentido y salta a nuestra vista, sin embargo nunca ante la habíamos interpretado así.

Translate »